Dificultad para la concentración, tristeza, irritabilidad, ansiedad, y problemas para comer y conciliar el sueño. Este cóctel sintomatológico da lugar a lo que popularmente conocemos como «síndrome postvacacional». En definitiva, la incapacidad de readaptación a las rutinas diarias después de un período estival y que afecta aproximadamente a un 35% de la población.

Los psicólogos están convencidos de que estos cuadros aumentarán este año debido al efecto de la crisis económica. «A la dura adaptación al mundo laboral tras un impase de vacaciones se añadirán ahora para algunos los problemas económicos, lo que duplicará la carga mental a soportar», indicaron expertos consultados por este diario. Profesionales del Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) consideran que esta vuelta al trabajo será más complicada que la de años anteriores. Por ello, según afirman, «las familias que hayan reducido sus vacaciones o hayan gastado más de la cuenta se sentirán frustradas por no haber hecho todo lo que tenían previsto o, en el caso contrario, al ver que no pueden asumir todo el gasto que han realizado».

Repartirlas en turnos Para combatir estas situaciones, los especialistas aconsejan repartir las vacaciones en varios turnos. «Se puede evitar el síndrome postvacacional si se reparten las vacaciones en diferentes períodos, se intenta seguir con las rutinas diarias, se disfruta de unos días de descanso en casa antes de empezar a trabajar, y no se gasta más de la cuenta», precisaron fuentes del ISEP.

Por otro lado, según revelan los datos de una reciente encuesta, casi la mitad de los trabajadores catalanes -un 47%- «siente dificultad a la hora de reincorporarse a su puesto de trabajo tras el período estival». La encuesta, realizada por la empresa de recursos humanos Alta Gestión, revela que el porcentaje de trabajadores que tiene problemas para reincorporarse a la rutina diaria es algo mayor entre las mujeres (51%) que entre los hombres (48%). Estos ültimos son, además, mayoría a la hora de considerar que el estrés o síndrome postvacacional no existe y que es un invento de la sociedad. Así lo cree un 43% de los hombres frente a un 34% de las mujeres. Por edades, se observa que a medida que va aumentado la edad de los encuestados, menor es el porcentaje que siente dificultad para volver al trabajo.
Anuncios